Page is loading, just a sec...

Bernardina Jabłońska (1878-1940)

Beata Bernardina Jabłońska
"Quisiera satisfacer todas las necesidades, enjugar todas las lágrimas, consolar a todas las almas tristes con una palabra, siempre ser buena con todos y, más aun, con los que sufren.”
Hermana Bernardina Jabłońska

 

¿Qué puede resultar del encuentro con un santo? Sólo problemas y un cambio de vida radical. María Jabłońska experimentó esto después de su encuentro con el Hermano Alberto.

Una mujer simple, sin educación, que se convirtió en la cofundadora de la congregación de las Hermanas Albertinas, en autora de su constitución y en su superiora general. Una joven sensible que estuvo en contacto con la pobreza aterradora de los más pobres de los pobres. Anhelaba la contemplación, sin embargo su vida estuvo llena de trabajo con lisiados, gente sin hogar y pobres. Hubo muchas paradojas en la vida de esta beata a quien el Hermano Alberto eligió en persona, viendo en ella una combinación de “mente y corazón”.

No asistió a la escuela, sino que recibió educación básica en casa. El verdadero cambio de su vida se produjo cuando conoció al Hermano Alberto. Se unió a la congregación de las Hermanas Albertinas cuando tenía 18 años y tomó el nombre de Bernardina. Se convirtió en superiora de la casa de Cracovia para lisiados y, unos años más tarde, con apenas 20 años, ocupó el cargo de superiora general de la Orden. Cuando ella comenzó esta labor, había unas 41 hermanas en 6 casas; cuando murió, eran 600 las hermanas y 56, las casas.

“El dolor de mi prójimo es mi dolor”, solía decir. Junto con el Hermano san Alberto, Bernardina estableció refugios para enfermos y heridos de guerra. Pedía en sus oraciones amor para los mendigos, olvidados y rechazados por la gente. Falleció el 23 de septiembre de 1940 en Cracovia, dejándole este mensaje a sus hermanas: “Hagan el bien a todos”. Sus reliquias se encuentran en el Santuario Ecce Homo de Cracovia; en la Casa General de las Hermanas Albertinas, se conserva el cuarto donde vivió, oró y sufrió la cofundadora de la Orden. El Papa Juan Pablo II beatificó a la hija espiritual del Hermano san Alberto en 1997, en Zakopane.

 

Los lugares relacionados con Bernardina Jabłońska (1878-1940):